This site uses cookies to store information on your computer. Learn more x

DSM en América Latina

¿Está usted listo para la economía bio-basada?

Cambiar nuestro sistema económico a un sistema bio-basado, en vez de recursos basados en combustibles fósiles, ofrece la perspectiva de creación de empleos, seguridad energética, crecimiento económico sustentable, menores emisiones de carbono y regeneración rural. DSM ha estado impulsando esa tendencia para un futuro más sustentable y brillante, creando tecnología innovadora en las áreas de biocombustibles avanzados, bioquímica y biomateriales. Llamamos esto de economía bio-basada.

Para los subtítulos de vídeo en español, presione el botón CC cuando comienza el video.

Combustibles para coches, autobuses y camiones – y otros

No sabemos exactamente qué reserva el futuro para nuestro planeta, pero sí sabemos que el futuro es verde. No podemos seguir utilizando combustibles fósiles para atender a nuestras necesidades energéticas, pero necesitamos ser cuidadosos para asegurar que cualquier fuente de energía que lleguemos a desarrollar en la tierra no cambie nuestra habilidad de alimentarnos. Gracias a DSM, ya existe una nueva tecnología de enzimas y levaduras que produce etanol celulósico – que es el biocombustible hecho de residuos de plantas (no combustibles) -- comercialmente disponible por primera vez.

Esto puede efectivamente cambiar la forma por la que funciona el mundo. De acuerdo a Bloomberg New Energy Finance, el etanol de última generación por sí solo es capaz de crear hasta un millón de años-hombre de puestos de trabajo sustentables en Europa entre la presente fecha y el año 2020, y ayudar a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero en transporte por carretera en el 50%.

Haciendo verde el planeta, un ladrillo a la vez

Pero no es sólo combustible. Hoy, la vasta mayoría de los compuestos químicos que entran en la fabricación de alimentos, resinas, polímeros y productos farmacéuticos se deriva del petróleo.

En un primer paso significativo alejándose de ese modelo, DSM celebró una asociación con ROQUETTE, una empresa francesa líder en almidón y derivados de almidón, con el propósito de producir ácido biosuccínico, que es un elemento químico clave hecho de plantas en vez de fuentes de carbono físil.

El ácido biosuccínico, hecho a partir del almidón utilizando tecnología de fermentación innovadora a base de enzimas, es más ecológico en dos aspectos: evita no sólo la necesidad de ingredientes de hidrocarburos, sino que también exige mucho menos energía intensiva en la producción, requiriendo el 40% menos energía que la fabricación del ácido succínico convencional.

El mundo material

Los plásticos son un gran dreno de los recursos naturales de la tierra, por lo que DSM estableció metas para el desarrollo de materiales que produzcan impacto ambiental mucho menor. Con un portfolio que incluye la Palapreg® ECO, una resina compuesta hecha de insumos el 70% biorrenovables, y el EcoPaXX®, un plástico de ingeniería de alto grado confeccionado con mamonas, los materiales bio-basados de DSM son adecuados para las más estrictas aplicaciones, siempre excediendo de las alternativas convencionales en términos de desempeño y funcionalidad.

¿Será posible que en el futuro gracias a la ciencia, podamos nuevamente vivir a partir de la tierra en vez de retirar de ella?