This site uses cookies to store information on your computer. Learn more x

DSM en América Latina

Revolucionando la energía renovable

02 mar 2018 15:18 CET

En junio de 2017, el Profesor Ernesto Julio Calvo fue ganador del DSM Bright Minds Challenge con el Inquimae. Tradicionalmente, el litio – el elemento principal de la tecnología de baterías – está disponible a través de una sola fuente: extracción de los lagos salados gigantes o planicies. Es un proceso muy lento que  desperdicia millones de galones de agua, a la vez que libera residuos de sulfato de magnesio y cloruro de sodio en el aire y el suelo. O al menos era así. El método electroquímico revolucionario de Ernesto utiliza la energía solar para extraer el litio... pero con impacto ambiental cero.
file

La tecnología de baterías de litio es una de las mayores innovaciones en energía en los últimos 25 años. Actualmente, alimenta todo – de teléfonos a laptops. En el futuro, podrá impulsar un tipo completamente distinto de tecnología móvil, en la forma de coches electrónicos – así como auxiliar a millones de personas por medio de la capacidad de conectar los no-conectados vía electrificación remota.

Sin embargo, una batería electrónica de coche requiere 17.000 veces más litio que una batería de teléfono, para que funcione de modo adecuado. Y la extracción del litio como materia prima y su almacenamiento eficiente constituyen un proceso lento, que consume energía y perjudica el medio ambiente.

Éste es el obstáculo que el Profesor Ernesto Julio Calvo y su equipo de la Universidad de Buenos Aires resolvieron con el Inquimae. Ganador del DSM Bright Minds Challenge en junio de 2017, el Inquimae es un proceso de extracción de litio activado por energía solar que tarda horas en vez de meses, no compromete los recursos de agua y está libre, tanto de sustancias químicas como de residuos. Y ahora está listo para pasar del laboratorio a la producción comercial.

Una jornada loca

El Profesor Ernesto afirma: "Desde que ganamos el premio, ha sido una jornada muy loca e increíble, que jamos nos habíamos esperado"

Específicamente…

• El Inquimae ahora está bien avanzado en sus planes para la construcción de una planta-piloto con un reactor electroquímico capaz de extraer 50 kg de carbonato de litio de la tierra al día.

• Se creó una nueva empresa para licenciar el proceso Inquimae de extracción del litio para grandes clientes en la industria de minería. 

• El Inquimae también está bien avanzado en discusiones con empresas de batería sobre la utilización de su tecnología para extraer litio de baterías usadas de iones.

"Hace algunos meses, teníamos un proceso nuevo electroquímico extremadamente prometedor para la extracción y el almacenamiento de litio en el laboratorio. En el pasado me sentiría muy contento en publicar un trabajo científico tradicional sobre la extracción del litio y recibir un feedback positivo de mis colegas en el mundo académico.”

"Sin embargo, ¡la participación en el concurso lo ha cambiado todo! Hoy, con la ayuda que recibimos al vencer el Bright Minds Challenge, estamos a punto de tener un negocio viable."

Repensando el litio

¿Y cómo funciona el Inquimae?

Cerca del 80% del litio del mundo se extrae tradicionalmente de planicies de sal en altas latitudes encontradas principalmente en Sudamérica. Miles de toneladas de salmuera de carbonato de litio son extraídas con mucho esfuerzo de esos lagos gigantes, y lentamente evaporadas utilizando maquinaria especializada para dejar todas las sales de litio importantes - que a continuación se almacenan en depósitos gigantes. Ese proceso no sólo desperdicia millones de galones de agua, sino que también libera sustancias químicas potencialmente perjudiciales en la atmósfera.

El proceso del Inquimae de 2 etapas funciona al circular una corriente por dos electrodos que capturan los iones de cloruro y litio, respectivamente. El cloruro de litio es capturado de la salmuera, que es efectivamente un sistema gigante de batería, a través de la liberación lenta de energía solar, mientras que se libera el cloruro de litio al revertir la corriente con los electrodos sumergidos en una solución de recuperación.

El proceso tarda solamente algunas horas. No hay desperdicio de agua y no hay emisiones perjudiciales. El Profesor Ernesto declara: “No solo es mucho más eficiente para extraer el litio, sino que también para almacenarlo. Y esto era un gran problema, no sólo para el desarrollo de coches electrónicos, sino que también para “conectar los no-conectados". Actualmente en Sudamérica tenemos 30 millones de personas que no están conectadas a la red eléctrica. Creemos que el Inquimae será capaz de conectar esas comunidades excluidas al utilizar las grandes cantidades de litio almacenado combinado con paneles solares.

"Es una sensación estupenda ésta de saber que tenemos ahora la oportunidad real de hacer la diferencia.”