Todo lo que siempre quiso saber sobre la natamicina bioconservadora

El desperdicio de alimentos es una preocupación creciente para los consumidores y fabricantes de alimentos. Aproximadamente un tercio de la comida producida en todo el mundo cada año para consumo humano (cerca de 1,300 millones de toneladas) se pierde o se desperdicia, lo que representa alrededor de $940,000 millones USD de valor desperdiciado para las economías y la industria alimentaria. El deterioro es una de las principales causas de los residuos alimentarios y puede retrasarse o prevenirse añadiendo soluciones de bioconservación seguras y eficaces, entre otras. Una de estas soluciones es el compuesto basado en la fermentación Delvo®Cid, una formulación basada en natamicina. En este artículo explicamos los temas principales sobre la natamicina para comprender mejor este bioconservador y su mecanismo de trabajo.

El descubrimiento de la natamicina hace 65 años

La natamicina se produce de forma natural en el suelo como resultado de la fermentación bacteriana biológica natural. Hace 65 años, en 1954, los científicos de DSM descubrieron la natamicina en una muestra de suelo del estado de Natal, Sudáfrica, de ahí su nombre. Los científicos observaron que este agente antifúngico bloquea el crecimiento de levaduras y mohos mediante un mecanismo único que evita la absorción de nutrientes.

La natamicina se aisló por primera vez de un cultivo de Streptomyces natalensis en los laboratorios de investigación DSM. Tras una investigación exhaustiva y un trabajo de aplicación realizado por DSM, se lanzó en 1967 como bioconservador para varias aplicaciones alimentarias y se comercializa bajo la conocida marca Delvo®Cid.

El mecanismo de trabajo natural de la natamicina contra levaduras y mohos

La natamicina se une al ergosterol, un componente básico en las paredes celulares de levaduras y mohos. El ergosterol permite el transporte de alimentos a través de la membrana. Cuando la natamicina se une al ergosterol, el transporte de nutrientes se bloquea y la célula muere por inanición. Las bacterias no contienen ergosterol, por lo tanto, no se ven afectadas. La natamicina es eficaz en cantidades extremadamente pequeñas (partes por millón).

La natamicina previene de forma segura los mohos dañinos sin interferir con la fermentación bacteriana

Los mohos se pueden dividir en nocivos o útiles y fáciles de usar. Se necesita moho útil y amigable para producir los deliciosos quesos azules como el brie y el camembert. Lo mismo se aplica a las levaduras. Las levaduras útiles se utilizan en los procesos de producción de cerveza, vino y pan.

Sin embargo, en la mayoría de los alimentos no se aprecia el crecimiento de levaduras y moho. La contaminación de productos alimenticios con levaduras y moho dañinos puede provocar el deterioro de los alimentos.

Algunas cepas de moho, que también pueden crecer en el queso, pueden producir toxinas cuando se encuentran bajo estrés. Estas son llamadas micotoxinas y son peligrosas para la salud humana. La natamicina inhibe el moho, incluyendo estas cepas productoras de toxinas.

Debido a que la natamicina no es activa contra las bacterias, no interferirá con los procesos de fermentación bacteriana como los del queso, los productos lácteos fermentados o las salchichas.

La natamicina se utiliza ampliamente para prevenir el deterioro de los alimentos

La natamicina se utiliza comúnmente en productos alimenticios como el queso y las salchichas para evitar el crecimiento de moho y levaduras, y para prolongar de forma natural el tiempo de caducidad y reducir el desperdicio de alimentos. En algunos países, dependiendo de las aprobaciones reglamentarias, la natamicina también se utiliza en otros productos como pan, pasteles, bebidas y yogur.

La natamicina es un conservador natural sin riesgo para la seguridad

La natamicina es un conservador natural que se ha probado ampliamente; los niveles de prueba en estudios de toxicidad están bien determinados. En las cantidades aplicadas a los productos alimenticios, no hay riesgo de seguridad. Esto ha sido evaluado y aprobado por los principales Comités de Expertos en Aditivos Alimentarios por la JECFA y confirmado por la EFSA y la FDA.

La natamicina puede marcarse como inhibidor natural del moho

La forma en que debe etiquetarse la natamicina depende de la legislación de cada área. En la UE se puede etiquetar como E235 o natamicina. En EE. UU. se etiquetará como natamicina. A menudo, la natamicina está indicada en el embalaje de productos alimenticios como inhibidor natural del moho, y es adecuada para la afirmación de “libre de ingredientes artificiales”. 

Soluciones DSM

Dato sobre los alimentos

Delvo®Cid de DSM protege 50 mil millones de quesos al año*

* calculado con 1 mg/dm2 de superficie de queso

Publicado

26 junio 2019