Celebramos los 65 años del bioconservante natamicina

La natamicina es un inhibidor natural de moho y de levaduras con una historia interesante que se remonta a 1954. Actualmente se utiliza como un inhibidor natural efectivo del moho y estable que prolonga significativamente el tiempo de caducidad de muchos productos.

Esencial para reducir el desperdicio de alimentos

Una de las áreas de interés de DSM, y una de mis preocupaciones personales, es el desperdicio de alimentos y cómo evitarlo. Es un problema enorme; anualmente, ¡se desperdicia casi un tercio del suministro de alimentos del mundo! El deterioro de los alimentos relacionado con microbios y provocado por moho y levaduras es uno de los principales contribuyentes. Esto puede ocurrir en todas las etapas de la cadena de valor: durante la fabricación, el almacenamiento y el transporte, en supermercados y, por supuesto, en nuestros hogares.

Me complace decir que la natamicina es un arma clave en nuestra batalla contra el desperdicio de alimentos. El deterioro de los alimentos por parte de microorganismos contribuye al desperdicio de alimentos. Como inhibidor natural del moho, la natamicina protege una amplia variedad de productos contra el deterioro causado por mohos y levaduras, y mantiene los alimentos frescos y seguros durante más tiempo, prolongando así el tiempo de caducidad. Además, como es totalmente natural, la natamicina es una solución muy atractiva para los consumidores, que nos dicen que prefieren que el tiempo de caducidad se prolongue a través de soluciones naturales. Hoy en día, la natamicina Delvo®Cid de DSM permite la protección de cinco millones de toneladas de queso duro al año.

Ingrediente natural y eficaz sin impacto en el sabor, optimizado por DSM

Personalmente, soy muy sensible al sabor anómalo de los componentes químicos como los sorbatos y los benzoatos. La natamicina no tiene ningún impacto en el sabor natural de su alimento favorito, lo que, para mí, es un motivo para comprar ciertos productos.

Además, la natamicina es producida por la naturaleza, por un microorganismo llamado Streptomyces natalensis. DSM produce natamicina Delvo®Cid mediante fermentación y, por lo tanto, es un compuesto natural basado en fermentación que protege de forma natural y efectiva contra una amplia gama de levaduras y mohos. La natamicina y DSM tienen una larga historia, que se remonta a 1954, y este año celebramos 65 años de natamicina.

Descubrimiento hecho en Sudáfrica hace 65 años

La natamicina fue descubierta por primera vez en una muestra de suelo cerca de Pietermaritzburgo, Sudáfrica, en 1954 por científicos de DSM. Si desea una mirada fascinante sobre cómo se llevó a cabo la investigación, vea este breve video de 2 minutos y medio. Describe el trabajo del Dr. Jacques Waisvisz, uno de los desarrolladores de la natamicina. Durante la década de 1950, estaba trabajando para el productor de levadura Koninklijke Nederlandsche Gist-en Spiritusfabriek (KNG&SF), que más tarde se convirtió en Gist-Brocades y finalmente en DSM.

Actualmente, la natamicina está aprobada en todo el mundo para una amplia variedad de aplicaciones

De 1954 a 1967, se desarrolló el producto, se realizaron estudios toxicológicos y se solicitó la aprobación regulatoria global para su uso. En 1967, la natamicina fue aprobada en todo el mundo como aditivo para alimentos para aplicarse en la superficie de quesos maduros y salchichas curadas, para evitar el crecimiento de mohos y levaduras no deseados.

Con los años, DSM ha mejorado el rendimiento de la natamicina Delvo®Cid en varias aplicaciones, sustituyendo alternativas químicas como el sorbato. Gracias a su historial probado y al deseo de los consumidores de ingredientes naturales, la demanda de la industria de más aprobaciones de aplicaciones aumentó. Desde principios de la década de 2000, se concedieron nuevas aprobaciones para su uso en yogures y bebidas en EE. UU., México y otros países de todo el mundo. ¡Y más por venir!

Si desea saber cómo la natamicina Delvo®Cid de DSM puede ayudarle a proteger sus productos alimenticios, no dude en ponerse en contacto conmigo.

Publicado

29 noviembre 2019

Artículos relacionados