Pack-Age®: la solución natural para la maduración de queso

Aumente el rendimiento de su queso hoy mismo

Pack-Age® es nuestra solución de maduración natural para quesos duros y semiduros (incluido el redondo) que protege su producto y aumenta el rendimiento del queso.

Gracias a su exclusiva membrana transpirable, Pack-Age® permite que los quesos duros y semiduros desarrollen el gran sabor y textura de un queso madurado de forma natural, a la vez que los protege contra el moho durante el proceso de maduración.

Hace todo esto a la vez que reduce el desperdicio y mejora su eficiencia de producción. De hecho, Pack-Age® puede ayudarle a obtener hasta un 10 % más de su queso a través de una combinación de residuos sin corte (hasta un 7 % con un recubrimiento de PVA tradicional) y hasta un 3 % menos de pérdida de humedad.

Y si produce queso redondo, nuestro Pack-Age® Diamond envuelve su producto de forma ajustada y sin “orejas”, reduciendo las fallas de vacío y el tiempo de vacío en un 20-50 %.

Sea cual sea su tipo de queso, nuestra cartera Pack-Age® no contiene conservantes y es sostenible. De hecho, si todo el queso gouda y parmesano del mundo se madurara con Pack-Age®, se ahorrarían unas 200.000 toneladas de queso cada año, con una reducción de las emisiones de CO2 de 6.2 millones de toneladas.

Madurez natural

No hay necesidad de revestimiento.

No se requiere etiqueta

Evita el crecimiento de moho y levaduras, de forma natural.

Rendimiento mejorado

Menos pérdidas y desperdicios de corte y menos pérdidas de humedad.

Versátil

Ideal para quesos duros, semiduros y redondos. 

Calidad

Secado más consistente por toda la sección transversal y corteza seca.

Sostenible

Reduce la huella de carbono hasta en un 10 %.

×

Pack-Age®

Pack-Age® es una solución de empaque de alta tecnología para quesos de maduración natural.

Pack-Age® Diamond

Ahora puede madurar de forma natural y proteger los quesos redondos del moho con esta innovadora solución de membrana. Se envuelve herméticamente alrededor del queso sin “orejas”, reduciendo así los fallos de vacío y el tiempo de vacío, todo ello con una estética más apetitosa.