ARA y DHA en la nutrición de los primeros años de vida

Salud y nutrición 10/15/2018

5min lectura

By: Talking Nutrition Editors

Resumen

Un período fundamental:

  • Los primeros 1000 días entre el inicio del embarazo de una mujer y el segundo año de vida de su hijo ofrecen una oportunidad única para aportar nutrientes importantes, que pueden ayudar a moldear un futuro saludable.
  • El ARA y el DHA son dos ácidos grasos principales de cadena larga omega 6 y omega 3, respectivamente, fundamentales para el desarrollo cognitivo, así como para el desarrollo visual e inmunitario.
  • Cuando se introducen alimentos complementarios, es importante que los bebés continúen recibiendo ARA y DHA en niveles eficaces.

Una combinación crucial

Es bien sabido que los primeros 1000 días, desde el inicio del embarazo de una mujer hasta el segundo año de vida de su hijo, son un período crucial para el crecimiento y el desarrollo de un bebé. En estudios recientes se destaca que la combinación del ácido araquidónico (ARA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), ambos ácidos grasos de cadena larga, puede tener un efecto positivo a largo plazo sobre el desarrollo durante esta etapa. Sin embargo, una mala nutrición puede ser irreversible y tener un impacto negativo en la capacidad de crecimiento y aprendizaje de un niño.

Con frecuencia, se estudia la composición de la leche materna para determinar las necesidades nutricionales de los bebés, dado que la leche materna representa el criterio de referencia para la nutrición infantil. El ARA y el DHA son los principales ácidos grasos de cadena larga omega 6 y omega 3 que se encuentran en la leche materna, y se transmiten preferentemente a través de la placenta durante el embarazo. Ambos continúan siendo importantes durante los primeros años de vida, dado que la leche materna suele ser la única o la principal fuente de alimento que proporciona al bebé las cantidades adecuadas de energía y nutrientes esenciales.

Qué revelan las investigaciones

Los primeros años de vida constituyen el mayor período de crecimiento del cerebro, y los estudios demuestran que el cerebro del bebé acumula grandes cantidades de omega 3 DHA (una grasa estructural importante) durante el desarrollo. Las investigaciones hallaron que las dietas altas en ácidos grasos omega 3 también pueden reducir el riesgo de nacimientos prematuros hasta en un 58 %.1 Además, en un estudio clave, se observó que este tipo de dieta producía pesos más altos al nacer que un consumo más bajo de ácidos grasos omega 3.2 Más adelante, la evidencia muestra que los bebés nacidos de madres con niveles más altos de DHA al momento del parto tuvieron períodos de atención más prolongados al final de su segundo año de vida. 3

Las investigaciones en curso señalan la función única que tiene el ARA junto con el DHA. Por ejemplo, algunos estudios muestran que el nutriente puede desempeñar un papel fundamental en mantener la salud del bebé, gracias a su efecto sobre la formación ósea, el flujo sanguíneo, la función de los vasos sanguíneos, y el desarrollo y la función del sistema inmunitario.4 Los nuevos estudios científicos también resaltan su papel en la salud del tracto gastrointestinal.5 Si bien los niveles de DHA pueden variar según la ingesta individual, otras investigaciones sobre el ARA hallaron que sus niveles en la leche materna son más estables en todo el mundo, lo que sugiere cuán importante es este nutriente para la salud y el desarrollo del bebé.6

Garantizar un futuro saludable

La nutrición durante los primeros 1000 días de vida se considera fundamental, no solo porque proporciona el mejor comienzo posible, sino también porque ayuda a reducir el riesgo de ciertas enfermedades que no se transmiten a una edad avanzada. Dado que los niveles de ARA y DHA en los alimentos complementarios suelen ser bajos, los alimentos fortificados y los suplementos con un equilibrio de ambos podrían ser una opción viable para un crecimiento y desarrollo saludables durante esta etapa importante de la vida.

Regístrese para recibir nuestro boletín informativo

Manténgase actualizado con las últimas noticias de ciencia, eventos y tendencias del mercado.

Etiquetas : BEBÉS Y LACTANCIAEMBARAZO SOLUCIONES ESENCIALES DE LA VIDASALUD Y NUTRICIÓNPRODUCTOS ESENCIALES PARA LOS PRIMEROS AÑOS DE VIDAPRIMEROS AÑOS DE VIDAARTÍCULOLÍPIDOS NUTRICIONALESINVESTIGACIÓN Y DESARROLLONIÑOS PEQUEÑOS
referencias

1. S. Kar et al., ‘Effects of omega-3 fatty acids in prevention of early preterm delivery: a systematic review and meta-analysis of randomized studies,’ European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology, vol 198, p40–46.

2. S.F. Olsen, H.D. Joensen, ‘High liveborn birth weight in the Faroes: a comparison between birth weights in the Faroes and in Denmark,’ Journal of Epidemiology and Community Health, 1985, vol. 39, p27–32. K.N. Kannass et al., ‘Maternal DHA levels and toddler free-play attention,’ Dev Neuropsychol, 2009, vol. 34, no. 2, p. 159–174.

3. K.N. Kannass et al., ‘Maternal DHA levels and toddler free-play attention,’ Dev Neuropsychol, 2009, vol. 34, no. 2, p. 159–174.

4. Ibid.

 5. Harauma et al., ‘Effects of arachidonic acid, eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid on brain development using artificial rearing of delta-6-desaturase knockout mice’, Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids., vol. 127, 2017, p.32-39.

6. E. Lien et al., ‘DHA and ARA addition to infant formula: current status and future research directions’, Prostaglandins Leukotrienes and Essential Fatty Acids, 2017.

 Conozca cómo DSM puede ayudar a su negocio.  Seleccione las opciones a continuación para conectar sus necesidades con la solución adecuada.