Ingesta de vitamina E para corazones sanos

Salud y nutrición 03/15/2017

5min lectura

By: Manfred Eggersdorfer, Ph.D.

Resumen

  • Una encuesta reciente para consumidores reveló que la protección contra enfermedades a una edad avanzada, especialmente las afecciones cardiovasculares, es una preocupación clave en todo el mundo. 
  • La vitamina E puede desempeñar un papel clave en el mantenimiento de un sistema cardiovascular saludable, pero las personas con ciertas afecciones pueden necesitar una mayor ingesta de vitamina E para lograrlo. 
  • En esas personas, incluidas aquellas con síndrome metabólico, los suplementos pueden ayudar a aumentar la ingesta. 

El consumidor actual está cada vez más informado sobre su salud, lo que ha generado un interés creciente en la influencia de los ingredientes en su dieta. Una encuesta reciente para consumidores1 reveló que la protección contra enfermedades a una edad avanzada, especialmente las afecciones cardiovasculares, es la principal preocupación de salud para los adultos en edad laboral.  

Además de los factores de riesgo convencionales de enfermedad cardiovascular (ECV), el estrés oxidativo y la inflamación pueden contribuir a un mayor riesgo de ECV. Los nutrientes son vitales para mantener funciones corporales saludables, y es aquí donde la vitamina E puede desempeñar un papel importante. La vitamina E es un poderoso antioxidante y tiene una declaración nutricional aprobada en la UE por “contribuir a la protección de las células contra el estrés oxidativo”.2 Cada vez hay más evidencia de que un mayor consumo de vitamina E puede estar vinculado con un menor riesgo de sufrir una afección cardiovascular debido a estrés oxidativo o inflamación.3,4  A pesar de esto, la ingesta diaria promedio de vitamina E se encuentra por debajo de los niveles recomendados en el 82 % de la población mundial.5  

Además de las ingestas generales recomendadas, ciertos grupos en riesgo requieren más vitamina E que una persona promedio. Un nuevo estudio 6 realizado por investigadores en el Linus Pauling Institute de la Oregon State University ha demostrado que las personas con síndrome metabólico, una combinación de ciertas características de la diabetes, presión arterial alta y obesidad, necesitan considerablemente más vitamina E. Las millones de personas que cumplen con los criterios de síndrome metabólico ya tienen un mayor riesgo de presentar ECV y diabetes tipo 2, y requieren una ingesta de vitamina E entre un 30 % y 50 % más que una persona con buena salud. La investigación, un ensayo clínico cruzado, doble ciego, también describió un error en los enfoques convencionales para medir la vitamina E. Dado que el micronutriente se ve atraído hacia el colesterol alto y la grasa, los niveles de vitamina E pueden permanecer más altos en el sistema circulatorio y dar la falsa idea de tener niveles adecuados, aunque los tejidos puedan ser deficientes. Esto muestra que los análisis de sangre convencionales pueden esconder más deficiencias de vitamina E.

La vitamina E es un micronutriente difícil de obtener solo a través de la dieta. Se sabe que los aceites vegetales son una importante fuente de vitamina E en la dieta; sin embargo, una nueva investigación ha demostrado que la degradación oxidativa puede hacer que la cantidad de α-tocoferol sea mucho menor de lo que se pensaba inicialmente. 7 El α-tocoferol es el tipo de vitamina E con la mayor actividad biológica, por lo que es especialmente importante para la salud humana.  

Siendo los aceites vegetales una fuente importante de vitamina E, la inestabilidad puede ser un factor que contribuye a la baja ingesta de vitamina E en todo el mundo. Es necesario utilizar niveles más altos de vitamina E en la fortificación para tener en cuenta la baja estabilidad y garantizar que las personas, particularmente aquellas con síndrome metabólico, no tengan niveles deficientes de esta vitamina. Además, los suplementos de vitamina E pueden ayudar a aumentar los niveles de vitamina E en el organismo, lo que puede ayudar a reducir los factores de riesgo asociados con la ECV y ayudar a mantener la salud cardíaca.

Regístrese para recibir nuestro boletín informativo

Manténgase actualizado con las últimas noticias de ciencia, eventos y tendencias del mercado.

Etiquetas : PROTEJA SU CORAZÓNSALUD Y NUTRICIÓNARTÍCULOSUPLEMENTOS ALIMENTICIOS SOLUCIONES DE SALUD DIRIGIDASCOMERCIALIZACIÓNVITAMINAS
referencias

[1] DSM ‘Trends in health concerns across Europe, Middle East and Africa’ 2016

[2] http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/1816.htm

[3] Knekt P, Reunanen A, Jarvinen R, Seppanen R, Heliovaara M, Aromaa A. Antioxidant vitamin intake and coronary mortality in a longitudinal population study. Am J Epidemiol. 1994;139(12):1180-1189

[4] Kushi LH, Folsom AR, Prineas RJ, Mink PJ, Wu Y, Bostick RM. Dietary antioxidant vitamins and death from coronary heart disease in postmenopausal women. N Engl J Med. 1996;334(18):1156-1162. 

[5] Péter S et al. A systematic review of global alpha-tocopherol status as assessed by nutritional intake levels and blood serum concentrations. Int. J. Vitam. Nutr. Res., 2016, 1–21

[6] Traber et al. Metabolic syndrome increases dietary α-tocopherol requirements as assessed using urinary and plasma vitamin E catabolites: a double blonde, crossover clinical trial. Am J Clin Nutr ajcn138495; First published online January 11, 2017.

[7] Pignitter, M., Stolze, K., Gartner, S., Dumhart, B., Stoll, C., Steiger, G., Kraemer, K. and Somoza, V. (2014) Cold fluorescent light as major inducer of lipid oxidation in soybean oil stored at household conditions for eight weeks. J Agric Food Chem. 62, 2297 – 2305.

 Conozca cómo DSM puede ayudar a su negocio.  Seleccione las opciones a continuación para conectar sus necesidades con la solución adecuada.