Insuficiencia de vitamina K asociada a enfermedad cardiovascular y mortalidad

Nueva ciencia 01/15/2018

10min lectura

By:  Dr. Manfred Eggersdorfer, Professor of Healthy Ageing at the University Medical Center Groningen

Un nuevo estudio vincula el estado de vitamina K en sangre y la salud cardíaca.

Resumen

  • La salud cardiovascular sigue siendo una preocupación mundial cada vez mayor entre los consumidores. 
  • Un nuevo ha destacado un vínculo entre el estado de vitamina K en sangre y la salud cardíaca, que revela que los niveles de vitamina K son más bajos en las personas con enfermedad cardiovascular (ECV) y otras comorbilidades cardíacas relacionadas, como la hipertensión y la diabetes tipo 2.1 
  • También se halló que la insuficiencia de vitamina K está estrechamente vinculada a la mortalidad cardiovascular. Esto refuerza la importancia de los suplementos alimenticios, especialmente con el rápido envejecimiento de la población y el aumento de la prevalencia de enfermedades relacionadas con el estilo de vida, consideradas como riesgos de ECV. 

El vínculo de la vitamina K con la salud cardíaca está menos establecido que con otros nutrientes clave, como los omega 3 y las vitaminas C, D y E. Sin embargo, un nuevo estudio ha demostrado que la insuficiencia de vitamina K es significativamente mayor en las personas con enfermedades cardiovasculares y también está estrechamente vinculada a un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular. Esto pone de relieve la necesidad de una mejor concientización sobre los beneficios cardioprotectores de la vitamina K, así como un mayor consumo a través de suplementos alimenticios.

Enfermedad cardíaca: una preocupación de salud creciente 

La ECV sigue siendo una de las mayores amenazas para la salud humana en todo el mundo. Se estima que 17,7 millones de personas mueren actualmente por ECV cada año, lo que representa el 31 % de todas las muertes mundiales.2 Como resultado del envejecimiento de la población y el aumento de la prevalencia de enfermedades relacionadas con el estilo de vida, como la diabetes tipo 2 y la hipertensión, se estima que más del 40 % de la población de los EE. UU. tendrá algún tipo de ECV para 2030.3 Se prevé que esto tendrá un impacto importante para las personas y que también ejercerá una enorme presión en los sistemas de salud y en la sociedad.

Vitamina K: ¿deberíamos prestar más atención?

Una amplia investigación científica ya ha revelado los efectos positivos de nutrientes clave, como los ácidos grasos omega 3 y las vitaminas C, D y E, sobre la salud cardíaca y la reducción del riesgo de ECV. A pesar de que la vitamina K desempeña un papel importante en el proceso de coagulación de la sangre, hasta la fecha se ha puesto menos énfasis en sus beneficios cardioprotectores, y hay pocos datos que indiquen la prevalencia de la insuficiencia de vitamina K en la población general.

Vinculación con las ECV  

Un nuevo estudio, que incluyó a 4275 personas de la cohorte de Prevención de enfermedades renales y vasculares en la etapa terminal (PREVEND, del inglés Prevention of Renal and Vascular End-Stage Disease), tuvo como objetivo evaluar la prevalencia de la deficiencia de vitamina K usando la proteína MGP desfosforilada y descarboxilada (dp-ucMGP) en plasma como marcador. La proteína Gla matriz (MGP, del inglés Matrix Gla Protein) es un potente inhibidor de la calcificación de los tejidos blandos que depende de la vitamina K; y los niveles plasmáticos altos de dp-ucMGP (concentraciones superiores a 500 pmol/l) indican insuficiencia de vitamina K.4 El informe determinó que el 31 % de la población encuestada tenía niveles plasmáticos de dp-ucMGP por encima de la concentración definida y, por lo tanto, se consideraba insuficiente en cuanto a vitamina K. Además, la prevalencia de insuficiencia de vitamina K fue significativamente mayor entre los sujetos de edad avanzada y en aquellos con comorbilidades, como hipertensión, diabetes tipo 2, enfermedad renal crónica y enfermedad cardiovascular (~50 %). La prevalencia aumentó nuevamente en los sujetos que tenían varias comorbilidades. Estos hallazgos indican una correlación potencial entre el estado de la vitamina K y la enfermedad cardíaca.  

Deficiencia de vitamina K y mortalidad

Además, los autores evaluaron si la insuficiencia de vitamina K estaba asociada con la mortalidad cardiovascular. Después de un seguimiento de 10 años, 74 sujetos (1,7 %) habían muerto debido a problemas relacionados con el sistema cardiovascular. Los resultados mostraron que los niveles plasmáticos de dp-ucMGP estaban significativamente asociados con la mortalidad por cualquier causa y la mortalidad cardiovascular, lo que sugiere que la insuficiencia de vitamina K está estrechamente vinculada con las muertes causadas por enfermedades cardíacas. 

En función de los resultados del estudio, los autores también especificaron un valor límite para dp-ucMGP para ayudar a identificar a los sujetos en riesgo de mortalidad cardiovascular. Los valores límite se definieron como 414 pmol/l para los riesgos de mortalidad por cualquier causa y 557 pmol/l para la mortalidad cardiovascular; y todos los valores por encima de estos niveles se asociaron con un mayor riesgo de muerte. 

Sin embargo, estos resultados son alentadores; se necesitan más investigaciones en estudios de intervención con seres humanos para demostrar que el aumento de la ingesta de vitamina K nos permite cumplir con la ingesta diaria recomendada, por lo que mejora la salud cardíaca.

Ingesta de vitamina K

Los niveles plasmáticos altos de dp-ucMGP pueden reflejar una ingesta de vitamina K baja en la dieta, lo que contribuye a una insuficiencia de vitamina K. Actualmente, la ingesta recomendada de vitamina K es de 90 µg/día para las mujeres y 120 µg/día para los hombres.5 Sin embargo, al igual que en los resultados observados en el estudio anterior, un informe previo mostró que el estado de vitamina K era más bajo que el recomendado en el 20 % de las mujeres y el 40 % de los hombres.6

Para reducir la carga previsible en el sistema de salud por insuficiencia de vitamina K, es fundamental que la población general tenga educación disponible. Con el rápido envejecimiento de la población y el aumento de la prevalencia de enfermedades relacionadas con el estilo de vida y los riesgos de ECV, como la diabetes tipo 2 y la hipertensión, estos últimos hallazgos refuerzan la importancia y el beneficio de los suplementos alimenticios de vitamina K.

Regístrese para recibir nuestro boletín informativo

Manténgase actualizado con las últimas noticias de ciencia, eventos y tendencias del mercado.

Obtenga más información

Para obtener más información sobre la salud cardíaca, visite nuestra “Academia nutricional” y descargue nuestro informe técnico sobre la salud cardíaca.

Etiquetas : PROTEJA SU CORAZÓNNUEVA CIENCIAARTÍCULOSUPLEMENTOS ALIMENTICIOS SOLUCIONES DE SALUD DIRIGIDASINVESTIGACIÓN Y DESARROLLOVITAMINAS
referencias

1  I. Riphagen et al., ‘Prevalence and Effects of Functional Vitamin K Insufficiency: The PREVEND Study’, Nutrients, 2017

2 World Health Organization: Cardiovascular diseases fact sheet, 2017, http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs317/en/, (accessed 18 December 2017)

3 P. Heidereich et al., ‘Forecasting the futures of cardiovascular disease in the United States’, Circulation, 2011

4 E. Cranenburg et al., ‘Characterisation and Potential Diagnostic Value of Circulating Matrix Gla Protein (MGP) Species. Thrombosis and Haemostasis, 2010 

5 Institute of Medicine (US) Panel on Micronutrients, ‘Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc’, National Academies Press: Washington, DC, USA, 2001

6 S. Booth et al., ‘Vitamin K Intake and Bone Mineral Density in Women and Men’, The American Journal of Clinical Nutrition, 2003

 Conozca cómo DSM puede ayudar a su negocio.  Seleccione las opciones a continuación para conectar sus necesidades con la solución adecuada.