Los omega 3 y el ritmo cardíaco: seguir el pulso de la actualidad

By:  Dr. Wei-guo Zhang, Director of Nutrition Science & Advocacy at DSM China

Resumen

  • Los ácidos grasos omega 3, el ácido eicosapentaenoico (EPA, del inglés eicosapentaenoic acid) y el ácido docosahexaenoico (DHA, del inglés docosahexaenoic acid), son bien conocidos por sus posibles beneficios para la salud cardíaca, como la reducción de la presión arterial y la inflamación. Sin embargo, aún no se ha estudiado en detalle su efecto sobre la frecuencia cardíaca. 
  • Se ha sugerido que el EPA y el DHA pueden tener un efecto protector contra la muerte súbita cardíaca (MSC) al reducir las frecuencias cardíacas elevadas. 
  • Un nuevo metaanálisis investigó la eficacia del EPA y el DHA en la reducción de la frecuencia cardíaca, cuando se administran solos o juntos. 

La frecuencia cardíaca elevada es un factor de riesgo significativo de enfermedad cardiovascular. Existe nueva evidencia que sugiere que los ácidos grasos omega 3, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), reducen la frecuencia cardíaca, particularmente en las personas con riesgo de muerte súbita cardíaca (MSC), como los pacientes con enfermedades de las arterias coronarias. DSM y la Soochow University de China realizaron un nuevo metaanálisis para investigar la eficacia del EPA y el DHA en la reducción de la frecuencia cardíaca, cuando se toman juntos o solos.

Amplia gama de beneficios 

Los omega 3, el EPA y el DHA, están bien documentados en varios estudios por sus beneficios potenciales para la salud cardíaca, como la disminución de la presión arterial, los triglicéridos en plasma y la inflamación. Sin embargo, su papel en la reducción de la frecuencia cardíaca elevada y, particularmente, en la prevención de la MSC, sigue siendo un área nueva. Por ejemplo, en un estudio prospectivo de médicos varones sin antecedentes de enfermedad cardiovascular (ECV) preexistente se descubrió que aquellos que consumían pescado al menos una vez a la semana tenían un menor riesgo de MSC.

Aunque siguen siendo poco claros los mecanismos exactos detrás de los efectos preventivos del EPA y el DHA en la MSC, se cree que se deben a su capacidad para reducir la frecuencia cardíaca. La frecuencia cardíaca elevada es un factor de riesgo potencial de morbilidad y mortalidad cardiovascular, y en particular de MSC. Por lo tanto, cualquier agente que tenga propiedades para reducir la frecuencia cardíaca, sin efectos secundarios, podría ser fundamental para prevenir la MSC en el futuro.

Dada la evidencia detrás de los efectos protectores del EPA y el DHA contra la MSC, DSM y la Soochow University de China realizaron un nuevo metaanálisis para evaluar su eficacia en la reducción de la frecuencia cardíaca elevada, ya sea solos o juntos. 

Un paso importante 

La mayoría de los ensayos controlados aleatorizados (ECA) hasta la fecha han indicado una reducción de la frecuencia cardíaca con suplementos de EPA y DHA cuando se toman juntos. Este estudio es el metaanálisis más reciente realizado desde 2005. En total, 51 ECA fueron elegibles para el metaanálisis, con aproximadamente 3000 participantes entre 1988 y 2016, un aumento con respecto al metaanálisis anterior, que incluyó 30 ECA y 1678 sujetos. Aunque varios estudios investigaron por separado los efectos del EPA y el DHA, nunca se ha examinado antes la diferencia entre los dos en la reducción de la frecuencia cardíaca.

Los resultados fueron notables; en comparación con el placebo, la suplementación con omega 3 produjo una reducción leve, aunque significativa, en la frecuencia cardíaca. Si bien se observó una reducción moderada de la frecuencia cardíaca en los ensayos con suplementos de DHA, no se observó ningún efecto estadísticamente significativo con el suplemento de EPA. En general, el suplemento de omega 3 redujo la frecuencia cardíaca en 2,23 latidos por minuto (lpm), mientras que el DHA redujo la frecuencia cardíaca en 2,47 lpm. 

Mejora de los planes de salud pública 

Los hallazgos del metaanálisis podrían tener repercusiones significativas para la salud pública, ya que estimaron que una reducción de la frecuencia cardíaca de 3,2 lpm corresponde a un riesgo 7,5 % menor de MSC.3 Sin embargo, como todos los metaanálisis existentes mostraron una mayor tendencia de reducción en aquellos con una frecuencia cardíaca inicial más alta, serían beneficiosos ensayos clínicos futuros que comparen el efecto de los suplementos de omega 3 en diferentes niveles de frecuencia cardíaca inicial, particularmente en personas con taquicardia (una frecuencia cardíaca en reposo de más de 100 lpm) o normal-alta.

La implementación de suplementos de omega 3 en las estrategias de salud pública, como parte de una modificación del estilo de vida, podría ayudar a reducir la mortalidad por cualquier causa en las poblaciones generales, así como a disminuir el riesgo de MSC, especialmente en aquellas personas que no tienen una dieta alta en ácidos grasos omega 3. Sin embargo, según investigaciones recientes, los adultos en la mayoría de las regiones del mundo tienen un estado bajo a muy bajo de omega 3, especialmente EPA y DHA.4 El problema también se destaca en un nuevo estudio en el que se descubrió que, dentro de un grupo de médicos de familia de los EE. UU., la mayoría desconocía su propio estado de omega 3, y solo el 5 % tenía los niveles recomendados de omega 3 en la sangre.5

Publicado

05 January 2018

Compartir

6 min lectura

Contenido relacionado

Regístrese para recibir nuestro boletín informativo

Manténgase actualizado con las últimas noticias de ciencia, eventos y tendencias del mercado.

Estamos en las redes sociales

Síganos en sus redes sociales favoritas

referencias

1.  K. Hidayat et al., ‘Effect of omega-3 long-chain polyunsaturated fatty acid supplementation on heart rate: a meta-analysis of randomized controlled trials’, European Journal of Clinical Nutrition, 2017. https://doi.org/10.1038/s41430-017-0052-3

2.  Ibid.

3.  D. Mozaffarian et al., ‘Dietary fish and n-3 fatty acid intake and cardiac electrocardiographic parameters in humans’ J Am Coll Cardiol., vol. 47, no. 3, 2006, p. 478-84.

4.  K. Stark et al., ‘Global survey of the omega-3 fatty acids, docosahexaenoic acid and eicosapentaenoic acid in the blood stream of healthy adults’, Progress in Lipid Research, vol. 63, 2016, p.132-152.

5.  N.V. Matusheski et al., ‘US family physicians overestimate personal omega-3 fatty acid biomarker status: Associations with fatty fish and omega-3 supplement intake,’ Current Developments in Nutrition, 2017, vol. 1, issue 12.

Conozca cómo DSM puede ayudar a su negocio.  Seleccione las opciones a continuación para conectar sus necesidades con la solución adecuada.

Enlaces rápidos

Especialidades de alimentos

Descubra enzimas para hornear, para elaborar cerveza, para lácteos y más.

Soluciones de beneficios para la salud

Soluciones para abordar las necesidades de salud y estilo de vida de los consumidores.

Academia nutricional

Descubra nuestros informes técnicos, seminarios web y otros recursos educativos

Quality For Life

Quality for Life es nuestro sello de excelencia y nuestra promesa para usted.

Talking Nutrition

Explore la nueva ciencia, las percepciones sobre los consumidores, los eventos de la industria y más.

Tienda web

Solicite muestras, haga pedidos y vea nuestra documentación de productos.

Este sitio web utiliza cookies. Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proveer características de medios sociales y para analizar nuestro tráfico. Además, compartimos información acerca de su uso de nuestro sitio con nuestros medios sociales, socios publicitarios y de análisis, quienes pueden combinarla con otra información que usted les haya provisto o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Acepta nuestras cookies si continúa usando nuestro sitio web.

Más información