Sacar a la luz el hambre oculta con una nueva investigación

By: Manfred Eggersdorfer, Professor for Healthy Aging, University Medical Center Groningen, The Netherlands

Resumen

  • El hambre oculta es un problema creciente para la población actual que envejece rápidamente, producto de las deficiencias de micronutrientes en las personas mayores.
  • Un nuevo estudio publicado en “Nutrients” examina los desafíos nutricionales que enfrenta Estados Unidos en la actualidad y describe estrategias, intervenciones y soluciones potenciales para abordar el problema.
  • Otro estudio, que describe el grado de deficiencia mundial de omega 3, destaca la necesidad de un cambio en la política de salud pública para reducir la prevalencia del hambre oculta.

Un problema soslayado

Se prevé que el problema del hambre oculta, una afección en la que el consumo de energía es adecuado pero el consumo de micronutrientes es subóptimo, aumentará considerablemente a medida que las estadísticas demográficas cambien hacia adultos mayores de más de 65 años en EE. UU. Se denomina hambre “oculta” porque podría no manifestar síntomas físicos; a menudo, los médicos la pasan por alto; y no está bien documentada.

El foco de atención del documento “Hidden Hunger: Solutions for America’s Aging Populations” (Hambre oculta: soluciones para las poblaciones de EE. UU. que envejecen) apunta a comprender la situación nutricional inadecuada entre los adultos mayores estadounidenses y las repercusiones posteriores en su salud.1 Si bien el envejecimiento es un proceso complejo, se considera que la nutrición desempeña un papel clave en el aumento del riesgo de enfermedades crónicas e infecciosas en los adultos mayores. Esto ha contribuido al costo económico anual de las enfermedades asociadas a la desnutrición en EE. UU., que se estima en US$ 51.300 millones en las personas mayores de más de 65 años.

Un acto de equilibrio

El estudio comparó la proporción de adultos de más de 71 años con una ingesta baja de nutrientes en relación con las directrices alimentarias para estadounidenses de 2015-2020, considerando su ingesta de ácidos grasos omega 3; folato; vitaminas B6, B12, C, D, E, K; magnesio; y zinc. Estos micronutrientes fueron elegidos debido a que todos están asociados con problemas de salud entre las personas mayores. La proteína también fue una consideración clave, ya que es esencial para conservar la masa muscular asociada con el envejecimiento. Se descubrió que la mayoría de los adultos mayores no cumplen con la ingesta diaria recomendada de fibra dietética (el 92 % de los hombres y el 90 % de las mujeres), mientras que el 43 % de los hombres y el 21 % de las mujeres no consumen suficientes ácidos grasos omega 3.

Al evaluar los diferentes beneficios para la salud que aportan las dietas variadas, tales como las incluidas en los Enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH, del inglés Dietary Approaches to Stop Hypertension) y las dietas mediterráneas, el estudio reveló que lo ideal para reducir el riesgo de enfermedades crónicas es un enfoque equilibrado, que incluya alimentos integrales y una ingesta limitada de granos refinados, carne procesada, azúcar, grasas sólidas y sodio.

La estrategia correcta

Como parte del estudio, se examinaron varios enfoques diferentes que podrían satisfacer las necesidades dietéticas de los adultos mayores y reducir la prevalencia de las deficiencias de micronutrientes y el hambre oculta. Dado que, con frecuencia, los adultos mayores están confinados en sus hogares, serían beneficiosos servicios médicos y preventivos domiciliarios, como Meals on Wheels America. Asimismo, el estudio indicó que un programa proactivo de evaluación de la nutrición podría ayudar a identificar a los adultos mayores que están en riesgo de agotar sus niveles de nutrientes. Aunque las evaluaciones dietéticas no son prácticas en un entorno clínico debido a las limitaciones de tiempo de los profesionales de la salud, se pueden desarrollar herramientas, como la herramienta de evaluación dietética, para entornos de pacientes hospitalizados y ambulatorios, a fin de identificar situaciones nutricionales comprometidas.

Para complementar este enfoque proactivo, también hay un fundamento a favor de la suplementación dietaria, ya sea a través del enriquecimiento o la fortificación de los alimentos o del uso de suplementos, especialmente cuando existen brechas nutricionales. La suplementación multivitamínica/multimineral se ha asociado con menos deficiencias de micronutrientes, especialmente en los adultos mayores. Aunque los suplementos no sustituyen una dieta de buena calidad, son una técnica de intervención relativamente rápida, económica y específica que no contribuye a la ingesta de calorías.

El fundamento a favor de los omega 3.

El reciente estudio y simposio sobre el hambre oculta constituyeron un paso activo para aumentar la conciencia sobre las necesidades nutricionales de los adultos mayores, con el objetivo de captar la atención de los formuladores de políticas con respecto a los beneficios en los costos a corto plazo de los exámenes preventivos, en comparación con el gasto mayor que se hace a largo plazo. Esta visión ha sido respaldada por un estudio enfocado en la deficiencia mundial de ácidos grasos omega 3, ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), y las opciones prácticas para mejorar el suministro de estos ácidos.2

El estudio de Winkler [incluir enlace] destaca el alcance de la brecha nutricional y cómo los organismos formuladores de políticas han ignorado en gran medida el tema de la deficiencia de EPA y DHA, a pesar de sus beneficios evidentes. Si bien los pescados de todos los tipos son una fuente importante de EPA y DHA, actualmente, no hay suficientes peces en el mar para cumplir con la recomendación promedio de 500 mg por persona por día. El documento concluye que, al combinar todas las fuentes nuevas, incluido el pescado, las algas y los cultivos, podría haber suficiente EPA y DHA para cumplir con los niveles de deficiencia. Aunque el crecimiento del suministro puede ser lento, Winkler sostiene que es importante que el tema del EPA y el DHA se haga público para ayudar a reducir la prevalencia del hambre oculta en todo el mundo.

Publicado

09 March 2018

Compartir

7 min lectura

Contenido relacionado

Regístrese para recibir nuestro boletín informativo

Manténgase actualizado con las últimas noticias de ciencia, eventos y tendencias del mercado.

Estamos en las redes sociales

Síganos en sus redes sociales favoritas

Obtenga más información

Para obtener más información sobre la evidencia, la función y el mecanismo de los micronutrientes en el envejecimiento saludable, descargue nuestro documento técnico “The future of senior healthcare: nutritional solutions for healthy aging” (El futuro de la atención médica para adultos mayores: soluciones nutricionales para un envejecimiento saludable).

referencias

1. M. Eggersdorfer et al., ‘Hidden Hunger: Solutions for America’s Aging Populations’, Nutrients, vol 10, 2018.

2. J. Winkler, ‘The most hidden of all the hidden hungers: the global deficiency in DHA and EPA and what to do about it’, World Rev Nutr Diet., vol. 118, 2018, p.123-130.

Conozca cómo DSM puede ayudar a su negocio.  Seleccione las opciones a continuación para conectar sus necesidades con la solución adecuada.

Enlaces rápidos

Especialidades de alimentos

Descubra enzimas para hornear, para elaborar cerveza, para lácteos y más.

Soluciones de beneficios para la salud

Soluciones para abordar las necesidades de salud y estilo de vida de los consumidores.

Academia nutricional

Descubra nuestros informes técnicos, seminarios web y otros recursos educativos

Quality For Life

Quality for Life es nuestro sello de excelencia y nuestra promesa para usted.

Talking Nutrition

Explore la nueva ciencia, las percepciones sobre los consumidores, los eventos de la industria y más.

Tienda web

Solicite muestras, haga pedidos y vea nuestra documentación de productos.

Este sitio web utiliza cookies. Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proveer características de medios sociales y para analizar nuestro tráfico. Además, compartimos información acerca de su uso de nuestro sitio con nuestros medios sociales, socios publicitarios y de análisis, quienes pueden combinarla con otra información que usted les haya provisto o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Acepta nuestras cookies si continúa usando nuestro sitio web.

Más información