Fortificación del arroz: ¿una panacea para la salud pública?

Noticias sobre la industria 10/15/2018

5min lectura

By: Talking Nutrition Editors

Resumen

Nuevas directrices de la OMS abren oportunidades:

  • Actualmente se utiliza la fortificación de alimentos básicos, como la harina y el arroz, con vitaminas y minerales para combatir con éxito problemas importantes de salud pública en poblaciones vulnerables de todo el mundo.
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado recientemente que la fortificación del arroz es un método válido y valioso para mejorar la ingesta de nutrientes.
  • Los avances en la tecnología de la fortificación del arroz ahora permiten añadir micronutrientes de alta calidad al arroz sin que sea necesario un cambio en el comportamiento de los consumidores.

Optar por el arroz 

Más de la mitad de la población mundial consume arroz, lo que lo convierte en el alimento básico número uno. Pero, aunque el arroz provee calorías, tiene muy poco valor nutricional. En general, los niños y adultos, cuyas dietas se basan en este cultivo, no consumen vitaminas y minerales suficientes para su crecimiento, desarrollo y salud a largo plazo. De hecho, se piensa que dos mil millones de personas, es decir, más de una cuarta parte de la población mundial, sufren lo que se conoce como “hambre oculta”.

La fortificación, en sus diversas formas, ha sido un método popular para mejorar la salud pública durante casi un siglo, y es obligatoria para algunos productos en países donde las poblaciones están en riesgo de tener algunas deficiencias de micronutrientes. Casi un tercio de la harina de trigo molida industrialmente se fortifica en todo el mundo, aunque los esfuerzos por mejorar la calidad nutricional del arroz son relativamente nuevos. Se espera que el respaldo de organizaciones no gubernamentales (ONG), como la OMS, junto con los avances científicos
y tecnológicos, logre aumentar significativamente, en un futuro cercano, la proporción de granos de arroz fortificados en el mercado.

Eficacia a través de la extrusión

Existen diferentes formas de añadir vitaminas y minerales al arroz. Los métodos tradicionales, como la pulverización y el recubrimiento, suelen tener un impacto limitado en la salud, debido a que la mayor parte de los nutrientes se pierden cuando el arroz se remoja, se enjuaga o se cocina en demasiada agua. En su lugar, DSM ofrece una tecnología única por la cual se mezclan vitaminas y minerales con el arroz partido, que quedan “atrapados” de forma segura cuando se producen los nuevos granos mediante la extrusión en caliente. El arroz fortificado tiene el mismo aspecto y el mismo sabor que el arroz sin fortificar, y se cocina igual.

Aumentar el valor nutricional del arroz, un alimento básico económico, accesible y ampliamente consumido, tiene el potencial de beneficiar significativamente la salud de millones de personas vulnerables en todo el mundo. A medida que el arroz fortificado se hace más común y que los gobiernos intentan implementar legislaciones de fortificación obligatoria, es fundamental que los programas utilicen vitaminas, minerales y tecnologías de alta calidad para garantizar que la desnutrición se aborde de manera eficaz.

Regístrese para recibir nuestro boletín informativo

Manténgase actualizado con las últimas noticias de ciencia, eventos y tendencias del mercado.

Mejorar la salud pública

El arroz es un vehículo ideal para la fortificación y, mediante la tecnología de extrusión en caliente, ofrece un método sostenible y económico para mejorar el estado nutricional en todo el mundo.
 

 Conozca cómo DSM puede ayudar a su negocio.  Seleccione las opciones a continuación para conectar sus necesidades con la solución adecuada.