Opinión de los expertos: Replanteamiento de nuestros sistemas alimentarios para un futuro sostenible

Por:  Talking Nutrition Editors

  • El hambre es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos en todo el mundo, ya que se calcula que hasta 811 millones de personas estarán desnutridas en 2020.1 Al mismo tiempo, 500 millones de agricultores que cultivan nuestros alimentos viven en la pobreza y estamos sobrepasando los límites del planeta, ya que los sectores de la alimentación y la agricultura contribuyen a más de una cuarta parte de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y afectan a la biodiversidad y al uso de la tierra.2
  • Para ayudar a cambiar los sistemas alimentarios para mejor, para avanzar en la salud pública, en el medioambiente y buscar la igualdad, DSM ha anunciado una serie de compromisos nuevos y cuantificables sobre los sistemas alimentarios en tres áreas clave: Salud para las personas, Salud para el planeta y Medios de vida saludables. Estos compromisos pretenden llegar a 800 millones de personas con una nutrición mejorada (alimentos básicos enriquecidos y suplementos para la salud pública) y lograr una reducción de dos dígitos en las emisiones de productos lácteos en las explotaciones agrícolas para 2030.
  • La directora de Sostenibilidad y Nutrición de DSM, Jacobine Das Gupta, explica por qué es vital repensar la forma en que cultivamos, compartimos y consumimos nuestros alimentos para alcanzar estos objetivos y comparte su opinión sobre los pasos prácticos que pueden dar las empresas y los ciudadanos para lograr un cambio positivo para las personas y el planeta.

Sistemas alimentarios mundiales: ha llegado el momento de actuar

Una nutrición inadecuada puede tener un impacto importante y duradero en la salud y el crecimiento humanos. Las deficiencias de nutrientes están relacionadas con una amplia gama de problemas, como el retraso en el crecimiento físico y mental de los niños, que puede limitar el desarrollo de un individuo, así como el crecimiento social y económico de un país. Sin embargo, a medida que los niveles de población en todo el mundo siguen aumentando, combinados con procesos de producción insostenibles, se están imponiendo demandas poco realistas a nuestros recursos naturales para apoyar una producción de alimentos adecuada.

Para hacer frente a la malnutrición en todas sus formas, y permitir una alimentación sostenible y saludable para las personas en todo el mundo, son esenciales las estrategias integradas de nutrición. Por ejemplo, es importante que el mundo preste más atención a la educación preventiva en materia de salud y nutrición, a la reducción de la desigualdad de ingresos, a la protección de los medios de subsistencia de los agricultores y al fomento del crecimiento económico, al tiempo que se aborda el cambio climático y se trabaja para preservar los ecosistemas de nuestros océanos y bosques. Para que las personas prosperen ahora y en el futuro, debemos reconstruir nuestros sistemas alimentarios para proporcionar nutrición a todos dentro de los límites planetarios, tal y como se refleja en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

¿Por qué tenemos que cambiar la forma de producir y consumir nuestros alimentos?

El sistema alimentario mundial debe funcionar dentro de los límites de la salud humana y la producción de alimentos para garantizar dietas saludables para casi 10.000 millones de personas en 2050. Sin embargo, la forma en que actualmente producimos y consumimos nuestros alimentos no favorece este objetivo. Hay tres razones fundamentales por las que debemos replantearnos el funcionamiento de nuestros sistemas alimentarios:

  1. La producción de alimentos está superando nuestros límites planetarios. Actualmente, estamos agotando los recursos de la Tierra y consumiendo de forma insostenible. Si seguimos así, los recursos naturales, como los suelos sanos, el aire fresco, el agua dulce, los bosques y los océanos, no estarán disponibles para producir los alimentos que necesitamos para alimentar a la creciente población en los próximos años. Y a pesar de todo esto, se estima que un 30% de todos los alimentos producidos en el mundo se pierden o se desperdician cada año.3 Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos es, por lo tanto, fundamental para crear un mundo con hambre cero y alcanzar los ODS de 2030.
  2. Nuestras dietas contribuyen al riesgo de enfermedades. En la actualidad, se calcula que casi dos mil millones de adultos y 340 millones de niños son obesos o tienen sobrepeso.4 Por el contrario, más de dos mil millones de personas carecen de micronutrientes esenciales como la vitamina A, el hierro y el yodo.5 Las dietas pobres en nutrientes pero ricas en calorías que muchas personas consumen actualmente están aumentando el riesgo de padecer enfermedades no transmisibles (ENT), como el cáncer, la diabetes y las cardiopatías. Además de suponer una carga importante para los afectados, este mayor riesgo de enfermedad está ejerciendo una presión creciente sobre los sistemas sanitarios de todo el mundo.
  3. En todo el mundo, 500 millones de agricultores viven en la pobreza extrema. Muchas de las personas que trabajan en las cadenas de suministro de alimentos, incluidos los agricultores, los comerciantes y los trabajadores de las fábricas, no pueden permitirse o acceder a alimentos saludables. En los países en desarrollo, los pequeños agricultores representan el 90% de la producción de alimentos y de la agricultura y emplean hasta dos tercios de la población.

¿Cómo podemos cambiar los sistemas alimentarios actuales?

El sistema alimentario mundial es complejo, por lo que el cambio requerirá tiempo, dedicación y colaboración para realizar las mejoras necesarias. Sin embargo, hay muchas formas en las que las principales partes interesadas de la industria de la nutrición, los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales (ONG) pueden cambiar positivamente nuestros sistemas alimentarios. Se trata de intervenciones que pueden realizarse a nivel popular, como el cambio del comportamiento de los consumidores y de los patrones alimentarios, pero también por parte de los productores de alimentos: haciendo que las dietas más saludables sean más accesibles y asequibles, garantizando una producción de alimentos sostenible y reduciendo la pérdida y el desperdicio de alimentos.

El desarrollo de productos alimentarios elaborados con ingredientes obtenidos o cultivados de forma sostenible también contribuye a promover mejores sistemas alimentarios. De hecho, las empresas son vitales para impulsar cadenas de suministro más sostenibles y forjar un futuro de cero emisiones. DSM, por ejemplo, se ha comprometido a permitir una reducción de dos dígitos de las emisiones de las explotaciones ganaderas para 2030. Cambiando el forraje que comen los animales cada día, DSM permitirá una reducción del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero en la producción láctea, una reducción del 30% de las emisiones de amoníaco en la cría de cerdos y una reducción del 30% de las emisiones de fósforo en la cría de aves de corral.

Desde la perspectiva del consumidor, se puede poner en marcha el cambio solicitando información y comprando las alternativas alimentarias y nutricionales más sostenibles. En consecuencia, las empresas de alimentos y bebidas deben demostrar que se abastecen de sus productos de forma responsable y aumentar la transparencia de sus cadenas de suministro para ganarse el corazón y la mente de los consumidores.

¿Cuál es el papel del enriquecimiento?

Una dieta sana y equilibrada, con todos los nutrientes necesarios, no siempre es posible, sobre todo en países con acceso limitado a alimentos asequibles y nutritivos. Los alimentos y productos básicos enriquecidos pueden ofrecer una solución segura, fácil de usar y asequible que puede ayudar a mitigar las deficiencias y a cubrir las carencias de micronutrientes en las poblaciones vulnerables que corren el riesgo de padecer deficiencias de vitaminas y minerales o que se ven afectadas por ellas. Ya estamos viendo la importancia de los alimentos básicos enriquecidos, como el arroz enriquecido y los polvos de micronutrientes múltiples, muchos de los cuales son fomentados activamente por los gobiernos de todo el mundo para apoyar la vida y la salud de los niños y los ciudadanos.

De hecho, como parte de nuestros compromisos con el sistema alimentario anunciados recientemente, DSM se compromete a ayudar a cubrir la carencia de micronutrientes de 800 millones de personas para 2030.  Los alimentos básicos enriquecidos y los suplementos para la salud que ofrecen un método probado y rentable para combatir la malnutrición serán clave para lograr este objetivo; así como para empoderar a los consumidores para lograr dietas más saludables.

¿Cómo pueden las empresas de alimentación y nutrición impulsar el progreso hacia los Objetivos de Sostenibilidad de la ONU para 2030?

Las empresas de alimentación y nutrición tienen la enorme oportunidad y responsabilidad de cambiar la forma en que cultivamos, obtenemos, desarrollamos y suministramos alimentos y bebidas para mantener la salud de las personas y del planeta. Ellas disponen de la innovación y los conocimientos técnicos necesarios para combatir la malnutrición en todas sus formas.

Como empresa basada en la ciencia, orientada a un propósito y orientada al rendimiento que pretende crear un impacto social positivo, DSM tiene la capacidad y la responsabilidad de cambiar los sistemas alimentarios para mejor, en consonancia con los ODS de la ONU que prevén un futuro con Hambre Cero y Agricultura de Emisión Neta Cero. Nuestros compromisos con el sistema alimentario hacen especial hincapié en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2, 3, 12 y 13). Para alcanzar estos objetivos, DSM cuenta con aportar continuamente al mercado nuevas innovaciones en materia de nutrición alimentaria y forrajes, con el objetivo de apoyar dietas más saludables, respaldar los medios de subsistencia de los agricultores y reducir las pérdidas y los residuos, todo ello producido con los más altos estándares de sostenibilidad.

¿Qué importancia tiene la colaboración para lograr el éxito?

La colaboración es clave. Para alcanzar los objetivos para 2030, debemos reunir a todas las partes interesadas de la cadena de valor de la alimentación y la nutrición para que se unan en pro de la seguridad alimentaria, la nutrición y la agricultura sostenible y regenerativa. Esto significa que las marcas de alimentos y nutrición, los gobiernos, las ONG y los agricultores deben aliarse para acelerar las acciones necesarias para crear sistemas alimentarios que beneficien a todas las personas a nivel mundial; juntos, facilitando la elección de alimentos más saludables y sostenibles.

En DSM mantenemos sólidas relaciones con el Programa Mundial de Alimentos (PMA), UNICEF, GAIN, World Vision, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación Sight & Life y Scaling Up Nutrition, así como con científicos y aliados empresariales, trabajando juntos por un futuro mejor para todos.

Marcando la diferencia, hoy

Como líder mundial en salud, nutrición y biociencia, DSM se ha comprometido a lograr un impacto social positivo. Desde la protección de la buena salud y el suministro de proteínas de origen vegetal y animal, hasta la facilitación de métodos agrícolas sostenibles y la mejora de la nutrición en las comunidades vulnerables, los recientes compromisos de DSM con el sistema alimentario representan un paso ambicioso para hacer explícito y medible el impacto social de la empresa, con el fin de garantizar una nutrición accesible, asequible y saludable y medios de vida sanos dentro de los límites de nuestro planeta.

¿Quiere obtener más información sobre cómo DSM impulsa el progreso hacia personas más sanas, medios de vida más sanos y un planeta más sano?

Publicado

13 October 2021

Etiquetas

  • Mejora de la nutrición
  • Salud y nutrición
  • Innovación
  • Artículo
  • Investigación y desarrollo
  • Adquisiciones
  • Alta gerencia
  • food fortification

Compartir

5 min lectura

Contenido relacionado

Regístrese para recibir nuestro boletín informativo

Manténgase actualizado con las últimas noticias de ciencia, eventos y tendencias del mercado.

Estamos en las redes sociales

Síganos en sus redes sociales favoritas

Referencias

  1. United Nations. Pandemic year marked by spike in world hunger, 2021. https://www.who.int/news/item/12-07-2021-un-report-pandemic-year-marked-by-spike-in-world-hunger
  2. IPCC. Climate change and land, 2021. [report] https://www.ipcc.ch/site/assets/uploads/2019/08/Fullreport.pdf
  3. FAO. Food loss and food waste. http://www.fao.org/food-loss-and-food-waste/en/
  4. The World Health Organization. Obesity and overweight factsheet. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight
  5. The World Health Organization. Micronutrient deficiencies. https://www.who.int/nutrition/topics/ida/en/

Conozca cómo DSM puede ayudar a su negocio.  Seleccione las opciones a continuación para conectar sus necesidades con la solución adecuada.

Enlaces rápidos

Especialidades de alimentos

Descubra enzimas para hornear, para elaborar cerveza, para lácteos y más.

Soluciones de beneficios para la salud

Soluciones para abordar las necesidades de salud y estilo de vida de los consumidores.

Academia nutricional

Descubra nuestros informes técnicos, seminarios web y otros recursos educativos

Sitio corporativo de DSM

Bright Science. Brighter Living.™

Talking Nutrition

Explore la nueva ciencia, las percepciones sobre los consumidores, los eventos de la industria y más.

Servicios al Cliente

Solicite muestras, haga pedidos y vea nuestra documentación de productos.