Ayudar a los consumidores a fortalecer su sistema inmunológico

Ningún alimento o suplemento puede protegerle de infecciones virales. Sin embargo, muchos nutrientes influyen en la capacidad del organismo para combatir las infecciones mediante el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico.

En estos días turbulentos en los que los problemas de salud pública global son noticias en primera página, veo más artículos en los medios de comunicación sobre la importancia de una respuesta inmunológica sólida y resistente. No es ninguna sorpresa. Con el desarrollo de la pandemia, se ha hecho fuerte hincapié en la importancia de mantenerse sano y fuerte. De ahí el mayor interés en fortalecer nuestro sistema inmunitario.

Investigaciones recientes de FMCG Gurus demuestran que los consumidores consideran que los probióticos son un refuerzo para potenciar el sistema inmunitario1. Los investigadores también descubrieron que los consumidores están buscando actualmente más productos antibacterianos, recurren más a alimentos que potencian el sistema inmunitario y buscan alimentos y bebidas fortificados/funcionales con ingredientes añadidos para mejorar la salud, como probióticos, proteínas y vitaminas.

Voy a explicar por qué.

Una nutrición equilibrada es vital para una fuerte respuesta inmunitaria

Los nutrientes esenciales actúan en conjunto y sinergia para mantener un sistema inmunitario saludable. Estos nutrientes incluyen vitaminas A, B6, B12, C, D, E y folato, oligoelementos como el zinc, el hierro, el selenio, el magnesio y el cobre, así como los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA2. La ingesta de estos nutrientes clave en cantidades óptimas es necesaria para reforzar el complejo sistema inmunitario. La inmunidad es el arma más importante para la prevención y el tratamiento de infecciones. La respuesta inmunitaria del organismo puede clasificarse como humoral o celular. En nuestra respuesta inmunológica humoral, los anticuerpos marcan las bacterias o los virus extraños, de modo que nuestras células inmunitarias puedan reconocerlos y destruirlos. En nuestra respuesta inmunitaria celular, otras células inmunitarias desencadenan la destrucción de las células huésped una vez que se infectan con virus para evitar su propagación.

Para que las respuestas inmunitarias humoral y celular actúen de la forma óptima posible, es esencial una nutrición equilibrada. En particular, las vitaminas, los minerales (elementos traza) y los lípidos nutricionales son clave para el funcionamiento normal del sistema inmunitario.

El papel de la vitamina A

El revestimiento epitelial de nuestras vías respiratorias y tracto intestinal puede considerarse como la primera defensa del cuerpo y la primera línea de defensa contra las infecciones. La vitamina A es una vitamina soluble en grasa que desempeña un papel clave en el funcionamiento de estos revestimientos epiteliales. Por lo tanto, no es sorprendente descubrir que la vitamina A tiene un papel importante en la regulación de la función inmunitaria, tanto en la respuesta inmunitaria celular como en la respuesta inmunitaria humoral. La deficiencia crónica de vitamina A se ha asociado a cambios en el revestimiento epitelial pulmonar, lo que puede aumentar el riesgo de problemas en el tejido pulmonar e infecciones respiratorias.

Vitamina D

La otra vitamina que desempeña un papel importante en la modulación de la respuesta inmunitaria es la vitamina D, otra vitamina soluble en grasa. Investigaciones recientes indican que la vitamina D puede ser particularmente importante para apoyar la lucha del cuerpo contra las infecciones virales respiratorias, como la influenza. Lamentablemente, existe una alta prevalencia de deficiencia de vitamina D en todo el mundo. La deficiencia de vitamina D está relacionada con una mayor susceptibilidad a las infecciones respiratorias virales agudas. Al mismo tiempo, los estudios sugieren claramente el beneficio de los suplementos diarios de vitamina D en la prevención de la infección de las vías respiratorias, especialmente entre los niños menores de 16 años.

Lactobacillus casei L26

Las cepas particulares de probióticos pueden ayudar al sistema inmunitario. Se ha demostrado que algunos probióticos estimulan la producción de anticuerpos naturales en el cuerpo, mientras que otros pueden incluso inhibir el crecimiento de bacterias intestinales nocivas. El Lactobacillus casei L26 ha sido objeto de más de 10 estudios científicos que indican que esta cepa probiótica también puede contribuir a la salud del sistema inmunitario.

Cómo satisfacer las necesidades de los consumidores con #StayStrong

Los expertos de DSM han desarrollado una deliciosa receta para una bebida de leche fermentada sin lactosa con Lactobacillus casei y vitaminas A, D y E para satisfacer las necesidades de los consumidores mencionados anteriormente. ¡Debería probarla! Contiene lactasa Maxilact®, probióticos Delvo®Pro, cultivos acidificantes Delvo®Fresh y Quali®-vitaminas A y D. Con el nombre #StayStrong, está dirigida a hombres y mujeres preocupados por su salud y que quieren fortalecer el sistema inmunológico. Es ideal para momentos entre comidas.

¿Quiere ayudar a sus clientes a mantenerse fuerte con #StayStrong?

Descargue nuestro folleto para descubrir cómo puede ayudar a los consumidores a mantenerse saludables con el concepto #StayStrong de DSM

1FMCG Gurus global Covid-19 research, abril de 2020, investigación realizada en 18 países a mediados de abril de 2020, N = 18 000
2Gombart AF, Pierre A, Maggini S. Revisión de micronutrientes y del sistema inmunológico. Trabajando en armonía para reducir el riesgo de infección. Nutrientes. 2020;12(1):236.

Publicado

03 June 2020

Artículos relacionados