Elaboración de un vaso de cerveza más sostenible, con ayuda de soluciones enzimáticas

Ya no basta con hablar de sostenibilidad; ha llegado el momento de pasar de las palabras a los hechos. En la industria cervecera, algunas de las mayores empresas del sector están apostando fuerte y comprometiéndose con ambiciosos objetivos medioambientales. ¿Qué tan factibles es esto?

Impulsar el cambio en cualquier sector requiere una gran cantidad de buenas intenciones y acciones concretas. A medida que el cambio climático se sitúa en el primer plano de la agenda pública, está claro que el éxito del mercado y la rentabilidad a largo plazo de toda empresa dependerán de la creación de operaciones más sostenibles. Esto se debe a que los consumidores conscientes de hoy en día se preocupan por el impacto medioambiental de los productos que compran y por el poder que tienen para crear un futuro más ecológico a través de sus preferencias.

El sector cervecero se fija objetivos ambiciosos en su rumbo a seguir

El sector cervecero está tomando nota, y los principales actores se están claramente comprometidos a adoptar la sostenibilidad en todas sus operaciones. Recientemente, Diageo ha puesto en marcha un plan de acción de sostenibilidad a 10 años con objetivos ambiciosos que responden a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Entre las tres áreas prioritarias de su plan se encuentra la de "ser pioneros en la sostenibilidad del grano al embotellado", y la empresa se ha fijado el objetivo de conseguir cero emisiones netas de carbono en sus operaciones directas y de utilizar un 30 % menos de agua en cada bebida que produzca de aquí a 20301Carlsberg también ha fijado ambiciosos objetivos basados en la ciencia para que sus fábricas de cerveza alcancen cero emisiones para el año 2030, lea en detalle su hoja de ruta de sostenibilidad aquí.

ABInBev también se ha alineado con los ODS y se ha comprometido con sus propios objetivos de sostenibilidad para 2025, que incluyen obtener el 100 % de la electricidad que se compra de fuentes renovables2.

HEINEKEN anunció hace poco su programa 2030 "Brew a Better World" (Elaborar un mundo mejor), un nuevo plan de compromisos ambiciosos destinados a impulsar un impacto positivo en el medio ambiente, la sostenibilidad social y el consumo responsable de alcohol. Estos esfuerzos ya están dando frutos: Heineken acaba de afirmar que toda su cerveza vendida en el mercado holandés se fabrica ahora con energía 100 % verde3.

×

Las soluciones enzimáticas innovadoras ponen los objetivos de sostenibilidad dentro de la realidad

"El empuje de la industria cervecera a favor de las operaciones sostenibles, y el compromiso de muchas cervecerías mundiales de tomar medidas reales para alcanzarlas, es convincente y realmente emocionante para todos nosotros", afirma Joana Carneiro, Directora de Negocio de Bebidas de DSM Food Specialties. 

"Como socio de cervecerías de todo el mundo, DSM está respondiendo de la misma manera con una cartera cada vez más amplia de enzimas para elaboración de cerveza que ayudarán a los fabricantes a producir un vaso de cerveza más sostenible que sabe muy bien y merece otro sorbo."

Como ejemplo, DSM recientemente incorporó a su cartera la Maxadjunct™ ß L, una enzima cervecera adjunta de alto rendimiento. La elección de la materia prima puede tener un impacto significativo en la eficiencia general, el uso de la energía y el costo. Por lo tanto, los cerveceros que invierten en una producción más sostenible pueden aumentar el uso de adjuntos, como el arroz, el maíz y mandioca, para ayudar a reducir la cantidad de malta en sus recetas. El proceso de malteado de la cebada requiere bastante energía y agua, por lo que utilizar menos y aumentar la proporción de adjuntos puede tener un gran impacto en la reducción de las emisiones de CO2.

Maxadjunct™ ß L ofrece a las cerveceras la flexibilidad de utilizar una amplia variedad de materias primas (incluso hasta el 100 % de adjuntos) y ofrecer la misma cerveza con un gran sabor. Una ventaja adicional es que los adjuntos suelen ser de origen local, lo que contribuye a una economía circular en la región y a una menor huella de carbono. 

Resultados que marcan la diferencia

Las enzimas son naturalmente sostenibles, sencillas de utilizar y pueden incorporarse a las distintas fases de los procesos de producción de las cerveceras, en función de la aplicación y el efecto deseado. Actualmente, nuestra Brewers Clarex® lleva más de 10 años en el mercado y es una tecnología probada, que en promedio, 1 de cada 4 botellas en la producción de cerveza que se elabora con él apoya diferentes objetivos de sostenibilidad a nivel mundial. Se trata de una enzima líquida exclusiva que se añade a la fase de fermentación y que agiliza la estabilización de la cerveza ya que elimina el paso de enfriamiento y aclarado profundo. 

Esta reducción del tiempo de maduración (de un día) puede permitir a las cerveceras reducir su huella de carbono en un 5 a 6 %, reducir el uso de agua en 1 % y alcanzar un ahorro de gastos de energía de hasta €70,000 por cada millón de hectolitros de cerveza producida. De hecho, si toda la cerveza de Europa se elaborara con Brewers Clarex®, la energía ahorrada (327 KWH) representaría un ahorro de ¡€30 millones y 52,000 autos menos en circulación durante un año!

Brewers Clarex® y el resto de la robusta cartera de enzimas para elaboración de cerveza de DSM se complementan con un equipo altamente capacitado de expertos en aplicaciones, con años de experiencia ayudando a las cervecerías a ofrecer bebidas sostenibles y de actualidad a los consumidores.

Es evidente que la sostenibilidad ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una exigencia: para operar, para seguir activos y para contrarrestar el impacto del cambio climático. Cuando las empresas, grandes y pequeñas, asumen compromisos tangibles para garantizar un futuro más ecológico, como ha sucedido en la industria cervecera, surgen oportunidades para soluciones innovadoras, como la cartera de enzimas para elaboración de cerveza de DSM, que ayudarán a hacer posible este futuro. 

Publicado

04 May 2021

Elabore más cerveza con materias primas locales

Brewers Compass® permite a los productores de cerveza a reemplazar la malta con materias primas locales, tal como cebada o mezclas de trigo, maíz, arroz, sorgo y mandioca. El proceso de malteado de cebada es responsable aproximadamente del 10 al 15 % de la huella ecológica de la cerveza. Cambiar la fermentación de malta a cebada permite una reducción del 10 % en el consumo de cebada y reduce el uso de agua y energía. Al preparar con 100 % cebada usando Brewers Compass®, el ahorro de huella de carbono suele ser superior a 60 kg de CO₂ por tonelada de cebada utilizada.

Reducción de energía en la producción de cerveza

La solución única de DSM para la estabilización de cerveza, Brewers Clarex®, reduce el tiempo de maduración de la cerveza. Añadido durante la etapa de fermentación, Brewers Clarex® les permite a los productores de cerveza saltarse el paso de enfriamiento profundo y enjuague en el proceso de estabilización y clarificación, ayudando a ahorrar energía y agua. Simplemente cambiar a Brewers Clarex® puede ayudar a reducir la huella de carbono de compañías productoras de cerveza hasta un 5 a 6 %, reducir el uso de agua por 1 % y generar ahorros de costo de energía hasta €70,000 por cada 1 millón de hectolitros de cerveza producidos.

Artículos relacionados