Comunicado de prensa

DSM comercializará de manera exclusiva el analizador de lactosa residual BIOMILK 300, lo que ampliará la disponibilidad para los productores de lácteos de todo el mundo

Delft, Países Bajos, 15 de febrero de 2018 10:00 a. m., CET

DSM, una empresa global basada en la ciencia y activa en salud, nutrición y materiales, anuncia hoy que comercializará de manera exclusiva el BIOMILK 300, un dispositivo compacto para análisis de lactosa residual producido por BIOLAN, a partir de febrero de 2018. Para los productores de lácteos, el BIOMILK 300 es un analizador rápido, rentable y preciso para cuantificar los niveles residuales de lactosa en productos lácteos sin lactosa y con contenido reducido de lactosa.

×

Los consumidores son cada vez más conscientes del atractivo que los productos lácteos sin lactosa tienen para la salud, lo que está impulsando un rápido crecimiento de este segmento. Para mantener el ritmo de este crecimiento, es crucial que los productores de lácteos sin lactosa tengan una medición precisa y rápida del nivel de lactosa residual en cada momento de su proceso, lo que resulta en tiempos de entrega más cortos.

DSM, el líder mundial y especialista en lactasa, reconoció la necesidad entre sus clientes de medir los niveles residuales de lactosa de forma rápida, confiable y rentable. Como resultado, DSM se ha asociado con BIOLAN, una empresa innovadora que diseña y fabrica soluciones analíticas basadas en tecnología de biosensores, para llevar el BIOMILK 300 a un mayor segmento de la industria láctea mundial.

DSM se enorgullece de asociarse con BIOLAN para llevar esta notable tecnología a un uso más amplio dentro de la industria de productos lácteos”, asegura Merel Roes, director de Línea de Negocio Global de Enzimas Lácteas en DSM. “La experiencia de BIOLAN con la tecnología de biosensores, junto con la sólida historia de DSM como fabricante líder de lactasa y socio en la industria de productos lácteos, nos permite satisfacer las crecientes necesidades de los fabricantes de productos lácteos sin lactosa incluso mejor que antes.

El BIOMILK 300 ofrece varias ventajas, como un análisis rápido de menos de 3 minutos, rentable y preciso, con una alta sensibilidad que puede detectar y cuantificar niveles residuales de lactosa a menos del 0.01 %. También es fácil de usar, no requiere grandes habilidades de laboratorio para operarlo, ni equipo adicional para leer los resultados.

El BIOMILK 300 está recomendado para su uso con Maxilact®, la gama de lactasas de DSM que es líder en el mercado. Con Maxilact, los productores de lácteos pueden elaborar productos lácteos sin lactosa que saben muy bien y, al mismo tiempo, alcanzar niveles de lactosa inferiores al 0.01 %, el estándar futuro en la industria.

Para obtener más información

Stephen Hufton

Gerente de comunicaciones sénior
Nutrición
+31 6 1300 1159