Suplementos dietéticos: superando la brecha de nutrientes

En este momento, es más importante que nunca tener un sistema inmunológico saludable. Una dieta sana y equilibrada y los suplementos dietéticos diarios pueden desempeñar un papel en la protección de nuestro cuerpo contra todo, desde virus y bacterias hasta alérgenos; y en DSM, el principal proveedor mundial de ingredientes nutricionales, esto es un tema que conocemos bien. Siendo así, permítanos explicarlo…

¿Cómo funciona nuestro mecanismo de defensa natural?

Nuestro sistema inmunológico cumple dos funciones importantes. Primero, nos protege del riesgo de infecciones y enfermedades; y en segundo lugar, puede reducir la gravedad de esas enfermedades y ayudar a recuperarnos más rápido. Específicamente, nuestro sistema inmunológico incluye dos líneas de defensa:

Sistema inmune innato

Nuestro sistema inmunológico innato reacciona rápidamente a una amplia gama de amenazas diferentes de una manera no específica.

Sistema inmunológico adaptativo

Nuestro sistema inmunológico adaptativo reacciona más lentamente, pero es más específico (y efectivo) en la forma en que aborda esas amenazas.

La clave para un buen sistema inmunológico radica en garantizar que ambos funcionen en armonía; y una excelente manera de lograrlo es tomando micronutrientes y suplementos dietéticos con regularidad.

×

Fortaleciendo nuestra función inmunológica

Cuando se trata de lograr el equilibrio correcto, vemos una relación cada vez mayor entre la inmunidad, la inflamación y la salud intestinal para contribuir a una vida más saludable. 

Aquí hay cuatro nutrientes potenciales que pueden ayudar a lograrlo.

Vitamina C

La vitamina C no solo es un poderoso antioxidante, es esencial para nuestro sistema inmunológico innato, por ejemplo, al ayudar a reducir la duración y severidad de un resfriado común1.

Específicamente, la vitamina C promueve la función de los neutrófilos, los glóbulos blancos que ayudan a curar los tejidos dañados y combatir las infecciones. A su vez, esto ayuda a brindar una mayor protección al acelerar la respuesta de nuestras células inmunes.

DSM ha sido líder en el desarrollo y la fabricación de vitaminas durante más de 70 años.

Vitamina D

A menudo conocida como vitamina del sol, la vitamina D juega un papel importante en nuestro sistema inmunológico. ¿Cómo es eso? Bueno, nuestras células inmunes contienen "receptores de vitamina D" que ayudan a este nutriente a realizar varias tareas esenciales tanto en nuestro sistema inmunológico innato como en el adaptativo.

El cuerpo produce vitamina D cuando la luz solar directa convierte una sustancia química de la piel en vitamina activa. Aunque hay pocos alimentos con vitamina D, es posible obtenerla a través del consumo de alimentos como la leche, los cereales, los jugos, los huevos, la carne y el pescado.

Muchos están familiarizados con las vitaminas D2 y D3, disponibles en suplementos comerciales. Sin embargo, la principal, y con la que deberíamos estar más familiarizados, es la 25-hidroxivitamina D3, que circula en el cuerpo tras la absorción de la luz solar y se sintetiza en la piel o al comer ciertos alimentos.

DSM es el mayor fabricante mundial de vitamina D3 .

Problemas respiratorios x vitamina D

Los niveles bajos de vitamina D también se asocian a un mayor riesgo de infección respiratoria. Este factor es importante, ya que estamos expuestos a varios virus letales que atacan directamente al sistema respiratorio, como el coronavirus.

Por lo tanto, su ingesta como suplemento diario es una solución fácil y eficaz. En un estudio reciente² se demostró incluso que la ingesta de tres a cuatro veces la dosis diaria habitual de vitamina D da lugar a un sistema inmunitario más eficaz con un menor riesgo de enfermedades del tracto respiratorio superior.

En los periodos de otoño e invierno, temporadas con mayores índices de transmisión del virus de la gripe, es necesario aumentar los niveles de vitaminas de forma segura, rápida y eficaz. La 25-hidroxivitamina D3 es una solución segura y necesita ayuda para ser accesible a las personas más afectadas por el virus.

Esto requiere que los organismos sanitarios permitan el uso de la 25-hidroxivitamina D3 como suplemento dietético, proporcionando una forma segura y rápida de que la población consuma la vitamina y apoyando la salud inmunológica general en este momento crucial de la historia.

Omega-3

Existe evidencia emergente de que los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPUFA) ayudan a optimizar la función inmunológica. En particular, el Omega-3 actúa como un agente antiinflamatorio que controla la forma con que reacciona el cuerpo a las infecciones. Además, incluso se han observado beneficios de los omega-3 en pacientes con artritis reumatoide; así como aquellos que viven con asma y enfermedades respiratorias alérgicas3.

El Omega-3 se deriva de pescados grasos como el salmón y ahora cada vez más de microalgas, una fuente de nutrientes sostenible, ideal para vegetarianos y veganos.

DSM es el líder mundial en lípidos nutricionales como el Omega-3.

Probióticos

Escuchamos mucho sobre la salud intestinal en estos días, y ahora hay evidencia emergente de su conexión con el respaldo de nuestra inmunidad. El intestino humano alberga billones de microorganismos. Estos, a su vez, juegan un papel clave en el mantenimiento de nuestro sistema inmunológico, por ejemplo, al desarrollar tolerancia a las muchas toxinas que pasan a través de nuestro intestino, y también actúan como una barrera ante posibles amenazas.

Basados en hallazgos científicos recientes, los probióticos tienen el potencial de restaurar el equilibrio de los microbios en el intestino.

DSM ofrece una amplia família de probióticos.

Consideraciones sobre la IDR

La Ingesta Diaria Recomendada (IDR) se estableció para que las personas sanas "satisfagan sus necesidades básicas". Sin embargo, el sistema inmunológico no está necesariamente incluido en estas necesidades básicas; es posible que se necesite una dosis más alta si está enfermo. En resumen, puede ser beneficioso considerar una dosis diaria por encima de la IDR4.

Tome la vitamina C, por ejemplo. Investigaciones recientes sugieren que, si bien la dosis diaria recomendada actual para personas sanas debería prevenir el escorbuto, puede que no sea suficiente para brindarnos los beneficios de salud óptimos asociados a esa vitamina.

Si sufre un resfriado, es posible que deba tomar vitamina C en dosis hasta varias veces la IDR5.

Notas a pie de página

1) Strong scientific evidence substantiated by EFSA health claims.
2) A. Ascherio et al., ‘Vitamin D and multiple sclerosis’, Lancet Neurology, vol. 9, no. 6, 2010, p. 599-612.
3) A. A. Berbert et al., ‘Supplementation of fish oil and olive oil in patients with rheumatoid arthritis’, Nutrition, vol. 21, no. 2, 2005, p. 131-136.
T. D. Mickleborough et al., ‘Dietary polyunsaturated fatty acids in asthma- and exercise-induced bronchoconstriction’, European Journal of Clinical Nutrition, vol. 59, no. 12, 2005, p. 1335-1346.
L. C. Echeverri Tirado & L. M. Yassin, ‘B cell interactions in lipid immune responses: implications in atherosclerotic disease’, Lipids in Health and Disease, vol. 16, no. 30, 2017, p. 1-11.
4) German Nutrition Society (DGE), ‘New reference values for vitamin C intake’, annals of Nutrition and Metabolism, vol. 67, no. 1, 2015.
Australian Government Department of Health, ‘Nutrient reference values for Australia and New Zealand’ Ministry of Health, 2005.
5) Op. cit. (Elste et al.).

Ver más

  • Nuestro propósito

    Conozca más sobre lo que hacemos y por qué lo hacemos. Asimismo, conozca nuestro patrimonio científico y nuestros reconocimientos.

  • Soluciones

    Reforzamos nuestro propósito y ponemos nuestra misión en acción a través de acciones y proyectos que benefician a las personas y al planeta.

Este site usa cookies para armazenar informações no seu computador.

Saiba mais